Demandas Psicológicas del Crossfit

ISSN 2696-5151

NUMERO: 6 AÑO: 2019

Numero de Visitas: 735

AUTOR: Psic. Santiago Lopez Papucci

Hoy por hoy, podríamos considerar al Crossfit como una disciplina que se lleva a cabo por un lado como deporte propiamente dicho, y por otro lado, como una actividad física. Como deporte, existen atletas profesionales que se dedican full o part – time a su práctica y cuenta con una asociación internacional, gimnasios especializados a lo largo del mundo, competiciones oficiales con su calendario anual y competiciones amateurs de mayor o menor relevancia. Como actividad física, nos encontramos con un método de acondicionamiento físico que puede realizarse con objetivos de salud general, para descenso de peso, recreación y en derivados de entrenamiento específico para algún deporte. Entre ambas orientaciones se encuentran diferencias sustanciales. La duración de un entrenamiento, la exigencia del mismo, las demandas energéticas, anatómicas, nutricionales y de recuperación no son las mismas para quien se dedica de manera profesional que para quien lo practica de manera recreacional.

El Crossfit nace como método de acondicionamiento físico en la década de los 70, perfeccionándose en los 80 para en los años 90 y 2000 popularizarse en los Estados Unidos al punto de contribuir a destronar al gimnasio tradicional basado en el aislamiento muscular y la hipertrofia sarcoplasmática como paradigma de la actividad física para “estar en forma” por excelencia. Tras volverse muy popular y desarrollar un sistema empírico para medir la evolución de un practicante de la disciplina, el Crossfit se ha ganado un lugar entre los deportes competitivos de fuerza sumándose al Powerlifting, al Levantamiento Olímpico, al Strongman y al Fisicoculturismo. Su popularidad al día de hoy se debe al cambio de paradigma en la comprensión del cuerpo humano y su funcionamiento, fundamentalmente a finales de los 90. En ese período se puede fechar lo que sería el pasaje de la comprensión del cuerpo como musculatura aislada, a la comprensión del cuerpo como un todo en que conviven sistemas

energéticos, sistemas osteoarticulares y sistemas fasciales, y que fundamentalmente la fuerza y sus manifestaciones (potencia, agilidad, velocidad, etc.) se expresa como efecto de la coordinación del “Core” o zona media y de las extremidades del cuerpo. Una nueva forma de entender la anatomía desde la cual para cualquier tipo de deporte ya se piensa el entrenamiento de esta “zona” porque es desde donde surge el movimiento, o sea, de coordinación de la cintura escapular, la zona abdominal y lumbar, y la cintura pélvica, y la transferencia de la fuerza generada hacia los miembros periféricos del cuerpo. En definitiva, ya no se considera al músculo como el productor exclusivo de la fuerza, sino que a ésta última se la comienza a comprender como efecto de una coordinación de sistemas físicos, anatómicos y metabólicos que pueden ser entrenados.

Kara Sauders sostuvo tal intensidad mental en una prueba extenuante en condiciones climáticas adversas que llego a la meta prácticamente desmayada.

Su creador, Greg Glassman lo define como un sistema de acondicionamiento físico basado en ejercicios constantemente variados, con movimientos funcionales , ejecutados a alta intensidad. Se compone fundamentalmente de tres áreas. El levantamiento olímpico, la gimnasia y el acondicionamiento metabólico. Quien triunfa en una competición no es el mejor en un aspecto específico. Sino que tiene un saber y una práctica que lo hacen bueno en el manejo de los estímulos que abarcan estas tres áreas. En este sentido el Crossfit hace hincapié en el desarrollo de las 10 habilidades físicas tomando el criterio de no especialización en ninguna. Por ejemplo, el corredor de fondo se caracteriza por la resistencia y el velocista en la velocidad. En Crossfit el criterio es ser bueno en ambas, pero no superespecializado en una en particular.

El Crossfit se practica en gimnasios denominados Box, al ser una franquicia de la marca Crossfit cada Box debe pagar una cuota anual. No necesariamente un atleta debe pertenecer a un Box afiliado para competir. En un box se da un entrenamiento de una hora para todo el que vaya a practicar y se escala en relación a las posibilidades de cada persona siempre y cuando pueda ejecutar los movimientos con una intensidad tal que permita la correcta forma técnica. Es decir, no tiene sentido sumar peso, volumen o complejidad a una ejecución que aún no es prolija o impecable en términos técnicos. Las clases estándar orientadas a quienes buscan “mantenerse en forma” o hacer ejercicio y “divertirse”, duran una hora y consisten en un precalentamiento (warm-up), un trabajo de fuerza estricta, de volumen o un trabajo de técnica, que es generalmente la práctica de algún movimiento gimnástico o coordinativo, o de algún levantamiento olímpico; luego se pasa el entrenamiento en sí llamado trabajo del día (W.O.D. Workout of the day). El WOD es aquello que tienen en común el Crossfit recreativo y el Crossfit competitivo, así como el día a día se organiza en torno a un WOD, los torneos se organizan en torno a 3 a 5 WODs diarios, que en ese marco de competición pasan a llamarse “Eventos”.

A su vez, y como parte de su “filosofía”, un componente fundamental del WOD una combinación de movimientos única y original, a la que en Crossfit se le suele llamar “lo inesperado”. En la práctica esto quiere decir que Crossfit “te prepara para la vida”. El centro de esta idea va de la mano con el movimiento funcional, es decir, coordinativo de varios músculos, y con ello se refiere a que “no sabemos que nos depara la vida y tenemos que estar preparados para hacerle frente tanto a nivel físico como mental y emocional”. Si bien los movimientos son conocidos por quien practica la disciplina, se suelen agregar movimientos nuevos, generalmente antes de las clasificaciones a los Games . Entonces lo que varía es su combinación .

Quien entrena de manera recreativa lo hace de 3 a 6 veces por semana una hora por día, se recomiendan tres días de actividad y uno de descanso, se la conoce como tres por uno a esta forma de entrenar. El atleta de competición suele tener dos turnos de entrenamiento diarios entre 5 y 6 veces por semana de una hora a dos horas de duración. En estos entrenamientos se realizan trabajos específicos de fuerza, de resistencia muscular, de levantamiento olímpico, gimnásticos y de resistencia aeróbica. Y antes o después de los mismos un WOD que suele ser más exigente que el WOD que ese día practican quienes entrenan Crossfit de manera recreativa. El entrenamiento suele tener una serie de objetivos y una programación en relación al calendario de competiciones internacional y nacional.

Las competiciones en Crossfit pueden clasificarse a grandes rasgos en dos grupos. Las competiciones oficiales y las competiciones no oficiales. Estas últimas han ido ganando peso propio y son muy importantes a la hora de ver que atletas llegan al nivel de elite para clasificar a las competiciones oficiales. En las competiciones no oficiales destacan en el continente americano WODstock en Chile, Southfit en Argentina y Wodapalooza en Miami. Todas las competiciones tienen al menos tres categorías: Mujeres, Hombres, Equipos.

En la jerga del Crossfit, se compara tipos de atletas según donde llegue en esta clasificación, recreacional es cualquier persona que va a un Box a entrenar 2 o 6 veces por semana una hora, atleta de open es quien puede competir en el Open y terminar al menos uno de los WOD en tiempo y forma,atleta de regional es quien está dentro de los 40 clasificados de su región, atleta de Games es quien está clasificado dentro de los 40 mejores del mundo.

Por otro lado, nos encontramos clasificaciones de atletas según las competiciones No-oficiales. En estas competiciones suelen participar atletas profesionales y atletas amateurs, atletas de nivel elite mundial y atletas muy avanzados de cualquier Box del mundo. En este tipo de competiciones las categorías son RXD16, Advanced y Scaled. La categoría RXD es la más exigente en términos de intensidad, volumen, técnica y esfuerzo metabólico. La categoría Advanced implica un conocimiento, dominio y ejecución avanzados de los movimientos. La categoría Scaled es la categoría básica.

Un ejemplo de esto puede ser el ejercicio mitad de fuerza mitad gimnástico de las dominadas, este ejercicio consiste en llevar el pecho a una barra horizontal ubicada sobre la cabeza del atleta con la ayuda de los brazos y los músculos de la espada, con un nivel de coordinación sencillo o elevado. A un atleta RXD se le va a exigir que pueda realizar un Muscle-Up, que es un ejercicio que comienza con un balanceo (kipping) con el atleta colgado de una barra horizontal, para luego realizar una dominada alta (entre el pecho y la cintura) que le permita subirse a la barra y allí ejecutar un fondo de tríceps. A un atleta Advanced, se le va a pedir que ejecute una dominada (si es estricta o con balanceo ya dependerá de la estrategia del atleta y de la dosificación del cansancio). Y al atleta Scaled se le va a suponer que no es capaz de realizar un volumen alto de dominadas (al menos 10 repeticiones) y por ende se va a reemplazar este ejercicio por un remo en anillas, que consiste en tomar un par de anillas que cuelgan de la barra, ponerse en posición horizontal con los brazos extendidos y luego flexionando los brazos con ayuda de los músculos de la espalda, llevar el pecho hasta las anillas mientras los pies siguen apoyados en el suelo.

Entonces también se pueden nombrar a los atletas por RXD, Advanced o Scaled. De allí que pueda haber combinaciones con los nombres dados a los atletas según nivel y competición. Todo atleta que compita en Games y Regionales es necesariamente RXD, atleta de Open es RXD o Advanced. El atleta Scaled es un atleta amateur y dedicado al deporte de manera recreativa. En las competiciones no oficiales, las categorías Advanced y Scaled son prácticamente recreativas, por ende, estamos hablando de atletas amateur quecompiten por divertirse o que están, en el caso de los advanced, intentando formarse para el profesionalismo.

DEMANDAS PSICOLÓGICAS DEL CROSSFIT

La atleta Katrin Davidsdottir recorre 85 metros sin perder el equilibrio en caminata vertical (handstand walk).

El Crossfit competitivo plantea un gran desafío físico y mental al atleta. Pone al límite sus habilidades en esos campos. Por un lado, el competidor verá extenuados rápidamente sus sistemas energéticos. Por otro lado, deberá realizar una serie de ajustes mentales para continuar y terminar la prueba. Recordemos que no hace falta salir primero en todas las pruebas para ganar una competición de Crossfit. Basta con tener buenos resultados, al menos del primer al quinto. Es por eso que los atletas deben poder armar un plan mental de la prueba que van a realizar, medir las capacidades de los rivales, las suyas propias, la dificultad de los movimientos y el efecto de la combinación de los mismos. un problema común en las competiciones son los deportistas que suelen quedarse “sin gasolina” y pierden las pruebas a pesar de ir primeros por no saber calcular el esfuerzo necesario. La siguiente lista de demandas psicológicas del Crossfit, a pesar de estar orientadas al atleta participante en una competencia, no será extraña para cualquier persona que entrene recreacional o competitivamente en la disciplina.

El Crossfit pone a prueba, al punto de la extenuación, los tres sistemas de energía a la vez, a diferencia del futbol o la halterofilia, que sólo exigen fuertemente a uno o parcialmente a dos de ellos (recordemos que las tres vías metabólicas funcionan juntas), el Crossfit va a generar fatiga generalmente en los tres, con lo cual es normal que al agotarse uno de los sistemas ya se encuentren muy fatigados el resto. Con los cual es muy importante que el atleta pueda medir muy bien las fuerzas que tiene y que ejecute con muy buena técnica los movimientos, ya que la técnica es la principal forma de ahorrar energía. La dosificación energética a lo largo de una prueba es fundamental. Como es fundamental no entrar en desesperación.

Lo desconocido es una de las cualidades de la disciplina. Es muy raro que un competidor de Crossfit sepa de antemano en que van a consistir todas las pruebas de la competencia. Generalmente se dan a conocer algunas pocas, reservándose en secreto el o los eventos finales. Estar preparado para “ lo desconocido” es uno de los lemas de Crossfit. Esto implica dos cosas, en primer lugar, poseer la fluidez necesaria para rápidamente adaptarse al evento que se tiene por delante; en segundo lugar, manejar los niveles de ansiedad y de autoconfianza. Generalmente un atleta no sabe lo que una combinación de ejercicios le va a exigir hasta la primera ronda, si es que la prueba es cíclica, o hasta que no toque los elementos o realice alguna combinación de movimientos. Muchas veces no hay tiempo para eso, con lo cual la dosificación de la energía es más difícil.

Otro tipo de obstáculo lo configuran los movimientos en sí: la variedad de los mismos, los de fuerza estricta, los de potencia, los de coordinación, los que implican diferentes planos, aquellos que comprometen el peso corporal, los que involucran algún elemento, los que implican traslación o los que se mantienen en el lugar. Al ser todos movimientos diferentes y que se combinan, el atleta debe, por un lado, poseer un gran dominio técnico de todos, como dijimos más arriba, la técnica es lo que permite el correcto ahorro de energía además de la correcta biomecánica que defiende al atleta ante las lesiones. Por otro lado, el deportista debe dominar “mentalmente” estos ejercicios, o sea, rápidamente combinar la memoria sensitiva con la estrategia a llevar a cabo. Más allá de conocer los ejercicios de manera aislada, lo desconocido es su combinación y la demanda energética, estructural y psicológica de los mismos.

Un ejercicio o un objeto nuevo suele aparecer en las competiciones. Sobre todo las que son afrontadas por atletas RXD. Otra de las caras de “lo desconocido”. Esta novedad implica un trabajo mental y sensoriomotor para el atleta, que dependiendo de su experiencia y su autoconocimiento podrá llevar a cabo de manera exitosa o no.

El formato de las pruebas es otra dificultad a enfrentar. Las mismas pueden tener varias configuraciones. Por ejemplo, la ejecución de una cantidad de repeticiones de una combinación de ejercicios en determinada cantidad de tiempo, lo que es llamado AMRAP (as many repetetitions as possible); o bien “X” cantidad de rondas por tiempo de una serie de ejercicios. Otro formato común es el de “Escalera” que generalmente implica ejercicios de levantamiento olímpico, en esas pruebas disminuyen las repeticiones, pero aumenta la intensidad y el objetivo es llegar primero. Estos son sólo tres formatos, año tras año se utilizan o se combinan o se crean nuevos formatos. Esto implica que el atleta pueda anticipar como va a rendir su cuerpo, por ejemplo, con la misma combinación de ejercicios pero en formatos diferentes.

Otro problema que debe enfrentar el atleta es la sensación de fatiga, que estamos en condiciones de llamar “fatiga percibida” ya que se trata de la representación mental que el deportista construye a partir de sus deseos y expectativas, de la valoración de su desempeño y de la evaluación subjetiva de su nivel de cansancio físico. Avanzada cada prueba y la competencia en general, el deportista puede calcular cuanta energía posee y cuanta puede invertir en las pruebas venideras. “Lo novedoso” aquí es una variable a tener muy en cuenta, ya que dependiendo como lo afronte la persona sostendrá o se derrumbarán los niveles de autoconfianza y de capacidad percibida para enfrentar el trabajo por hacer. A esto se le debe sumar el tiempo de descanso con que el atleta puede contar, ya que nos será el mismo entre prueba y prueba y mucho menos entre ejercicio y ejercicio.

Otra cuestión que debe enfrentar el atleta es la necesidad de tener un buen desempeño en todas las pruebas, no necesariamente primero para ganar una competición. Generalmente un atleta novato o un atleta ansioso, va a pelear por salir primero siempre, lo cual irá en detrimento de su rendimiento tanto mental como físico. El atleta con experiencia o el atleta con mucho autoconocimiento, sabrá en que trabajo le irá mejor y en cuál tendrá que realizar “control de daños”. Es decir, sabrá cómo rendir muy bien en las pruebas que considere que puede realizarlas en alta performance, e intentará no llegar último ni fatigarse en las pruebas en las que sabe que no podrá terminar cerca de los primeros lugares.

Esto va de la mano con el principio de no especialización. Dependiendo el biotipo, el background deportivo, la composición muscular (mayor cantidad de tal o cual fibra), la focalización en el entrenamiento, la capacidad de recuperación, la nutrición, etc., un atleta tendrá más capacidad para algunas pruebas que para otras. en este sentido, el autoconocimiento es muy importante, no sólo para controlar la fatiga, sino también para no dañar la percepción de autoeficacia y la autoconfianza.

Una mala prueba pondrá en cuestión el estilo de afrontamiento de un atleta. Más allá del cálculo mental y la memoria sensitiva, la realidad del cuerpo es que no todos los días puede manifestar el cien por ciento de sus capacidades de trabajo. En ese sentido, es muy importante que un atleta sepa que en una competición es posible que esto pase y que además hay varias pruebas donde es posible revertir una mala actuación. Por otro lado, las competencias no están planificadas siempre iguales, con la misma proporción de estímulo gimnásticos, metabólicos o de potencia, entonces, es muy probable que no sólo un formato de prueba, sino también un formato de competición condicione el resultado final y consagre a determinado potencial ganador. Quizás un atleta al que se le dé muy bien un formato de competición con determinadas pruebas no logre el mismo desempeño en otra competición.

Mat Fraser se caracteriza por lograr un equilibrio entre ritmo constante, técnica y dosificación de volumen, ajustado a sus capacidades, las del rival y a las necesidades de quedar ubicado en el top 5 de cada competición.

El juez es un factor muy importante en el desempeño de un atleta en competición. El jueceo en Crossfit consiste en que el deportista ejecute correctamente el rango de movimiento, esto no es sinónimo de técnica, sino de estandarización general. Por ejemplo, cualquier tipo de sentadilla debe ser realizada por debajo “del paralelo”, es decir la cadera debe encontrarse en el lugar comprendido entre las líneas imaginarias del suelo y los muslos en posición horizontal, si esto no se cumple, cualquier ejercicio que implique la posición de sentadilla es marcado como “no rep”, esto implica que esa repetición no se computa. El atleta suele estar extenuado y calculando cada movimiento en pos de ahorrar energía, en un momento, la fatiga impide el control motor fino, y estos errores suelen suceder. El deportista debe estar sumamente concentrado y enfocado para no cometer este tipo de error y si lo hace, seguir trabajando en lugar de enojarse con el árbitro. A su vez, el árbitro puede cometer errores por los motivos que sean, y nuevamente esto se configura en un factor de exigencia mental para el atleta. Por otro lado, pueden existir grises en el reglamento, por ejemplo, un shoulder press debe ser estricto, la barra no puede tener envión de ningún tipo, en el último Game, la atleta canadiense Camille Leblanc Bazinet levantaba mínimamente la barra para generar un rebote en sus hombros y luego ejecutar el movimiento estricto, la jueza convalidaba las repeticiones hasta que el director de jueceo las invalido debido a ese artilugio que la atleta estaba utilizando. Al ser novedoso no estaba contemplado en el reglamento, pero a éste se lo podía interpretar en la dirección que lo hizo el director.

La participación del público es un factor muy importante en Crossfit. En general, no se trata de un público agresivo ni partidario. Más allá que existan atletas favoritos, el público suele premiar el esfuerzo y el intento de ir más allá de las posibilidades propias. Este factor puede ser utilizado por el competidor para mejorar su desempeño, como el sujeto en el experimento de Marcora citado más arriba, o puede generar niveles de ansiedad en el competidor debido a lo que él cree que es capaz y a lo que cree que el público le demanda o espera de él.

El rival también es un factor de dificulta para el deportista en cuestión. Generalmente un deportista con experiencia ya conoce a sus rivales de antemano y puede medir capacidades al menos mentalmente. Es decir, sabría con qué se puede encontrar. Por otro lado, también están los atletas novatos que representan un signo de pregunta para aquellos con más experiencia. Y a todo esto se le agrega la tabla de posiciones. Dependiendo el resultado parcial de la misma, un atleta puede especular en qué posición puede terminar para acercarse a un rival o alejarse del mismo, así también como puede calcular cuánto tiempo de pausa tomarse para descansar entre ejercicio y ejercicio o repetición y repetición. El manejo de estos tiempo junto a la anticipación de escenarios posibles pueden ser aumentadores de autoconfianza o generadores de ansiedad.

Por último, se debe considerar el clima. No es lo mismo competir a puertas cerradas que a cielo abierto, como tampoco en invierno o en verano. La lluvia puede jugar un factor muy importante y también, sobre todo en las competiciones internacionales, no todos los cuerpos están preparados para funcionar de manera óptima en determinados climas.

SIGNOS DE SOBREENTRENAMIENTO PARA LA AUTORREGULACIÓN DE LA PRÁCTICA.

Como hemos visto, a la vez que demanda con mucha intensidad a nuestro cuerpo y a nuestra mente, el Crossfit (como todo deporte) posee una serie de características que motivan su práctica con mucha pasión y empeño:

* Se apoya en la importancia de entrenar con otros.

* Aumenta nuevas conexiones neuronales debido a los trabajos de coordinación.

* Produce un registro popioceptivo más complejo

* Rápidamente el sujeto experimenta ganancia de fuerza, potencia, velocidad, flexibilidad y agilidad

* Por los puntos anteriores, genera una relación de mayor confianza establecida con el propio cuerpo a raíz de lo que este cuerpo descubre que puede hacer.

* El resultado es una relación elevada entre motivación y experiencia lúdica

Si bien la literatura norteamericana y en general para el mundo anglosajón la palabra Weightlifting se asocia a la disciplina de Levantamiento Olímpico, ya que en su evolución olímpica este deporte fue centrándose sólo en dos levantamientos, Arranque y Cargada – Envión, tenemos que considerar que el «Levantamiento de Peso» incluye también: Powerlifting, Strongman y Fisicoculturismo. A estas disciplinas se le suma el Crossfit y éste posee componentes de las tres, tanto para entrenamiento como para competición. Debemos tener en cuenta que su popularidad en el mundo occidental creció exponencialmente durante el siglo XX, y durante siglos el músculo y la fuerza han sido asociados con los conceptos de masculinidad, sexualidad y poder. Todo esto ha generado cierta motivación en la población masculina a entrenar para hacerse «grande y fuerte». Al respecto, vamos a desarrollar algunas consideraciones finales tomadas del manual de la International Society for Sports Psychiatry (Glick, Kamis y Stull 2018) y que deben tenerse en cuenta a la hora de trabajar en el plano de la salud mental con atletas de Crossfit y de fuerza en general.

El impulso a «hacerse grande y fuerte» ha generado una cultura de «hacer lo que sea para ganar» y, podemos agregar, para batir records propios y ajenos. Esto puede generar una serie de problemas subjetivos e incluso de patologías:

* El uso de ayudas ergogénicas «ilegales», es decir, por fuera de las normas que establece la World Anti-Doping Agency (WADA), dado que las mismas se consideran peligrosas para la salud. Un gran ejemplo de esto son los esteroides anabolizantes.

* Dismorfia Muscular

* Dependencia al Ejercicio

* Desordenes en la alimentación

* Desorden en el uso de ayudas ergogénicas o suplementos.

A su vez, otra fuente de la que se nutre el Crossfit es la Gimnasia Deportiva. En este sentido, un gimnasta puede estar expuesto a lo que se ha llamado «Deficiencia Energética Relativa» en deportes (RED-S) que suele estar asociada a una combinación a una nutrición insuficiente, o a desórdenes alimenticios, combinados con un entrenamiento de una demanda excesiva. Sus síntomas suelen ser:

* Descenso de la resistencia

* Descenso de los niveles de fuerza

* Descenso de la respuesta a los estímulos del entrenamiento

* Vaciamiento Glucogénico

* Aumento del riesgo de lesión

* Depresión

* Alteraciones en el juicio

* Irritabilidad

* Descenso de la concentración

* Descenso de la coordinación

Es muy importante para los psicólogos y los agentes de la salud en general, estar atentos a estos problemas, generar la posibilidad de que los atletas y equipo técnico estén advertidos de estos comportamientos y nuevamente la interdisciplina es la que nos permite poder detectar e intervenir en los mismo, los cuales pueden ser detectados por su sintomatología tanto desde la psicología como desde la fisiología y la dirección técnica por parte del entrenador.

BIBLIOGRAFIA

* AA. VV. (2002 – 2018) “Crossfit. Guía de entrenamiento del Nivel 1”, CrossFit Inc., 2012 – 2018. Se puede consultar en: http://library.crossfit.com/free/pdf/CFJ_Level1_Spanish_Latin_American.pdf

* Austin, Dan y Mann, Brian (2012); Powerlifting; Human Kinetics, Champaign.

* Balaguer, I (1994); “Entrenamiento Psicológico en el Deporte” Cap. 6 Concentración y atención en el deporte; Albatros; Valencia.

* Buceta, J.M. (1998). Psicología del Entrenamiento Deportivo. Madrid: Editorial Dykinson.

* Dosil, J. (2004). Psicología de la actividad física y del deporte. McGraw-Hill, Interamericana

* Glick, Ira; Kamis, Danielle; Stull, Todd (2018); «The ISSP Manual of Sports Psychiatry»; Routledge; Londres.

* Gimeno, Fernando; Buceta, José María (2010). “Evaluación psicológica en el deporte. El cuestionario CPRD”. Madrid. Dykinson.

* Loehr, J. E. (1990). El juego mental. Madrid: Ediciones TUTOR

* Loehr, J. E. (1986). Fortaleza mental en el deporte: Cómo alcanzar la excelencia atlética. Buenos Aires: Planeta Respuestas

* Lorist M, Boksem M, Ridderinkhof K. (2005); “Impaired cognitive control and reduced cingulate activity during mental fatigue”; Cognitive Brain Research. 2005;24(2):199-205.

* Marcora SM, Staiano W, Manning V. Mental fatigue impairs physical performance in humans. J. Appl. Physiol. 2009;106(3):857-864.

* Myers, Thomas (2009); Anatomy Trains (2nd Edition); Elsevier; China.

* Olmedilla Zafra, Aurelio; Garcés De Los Fayos, Enrique Javier; García, Ginés Nieto (2002); “Manual De Psicología Del Deporte”; Diego Marín; Murcia.

* Weinberg, Robert y Gould, Daniel (2010); Fundamentos de Psicología del Deporte y del Ejercicio Físico; Madrid, Editorial Panamericana.

* Wilmore, Jack y Costil, David (2014); “Fisiología del Esfuerzo y del Deporte”; Paidotribo; Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *