El pilates, como tratamiento alternativo de la escoliosis

Autora: Lic Fatima Peralta

La escoliosis es una afección que se encuentra de forma más frecuente en mujeres y es diagnósticada generalmente en la adolescencia , se la define como una  desviación lateral de la columna vertebral mayor a 10 grados (ángulo de Cobb menor de 20° escoliosis leve, entre 20 y 40 °, moderada, mayor de 40° grave) . Dicha deformidad puede ser funcional ó estructural. La primera se corrige modificando la postura y es conocida como una actitud escoliótica, con frecuencia una actitud escoliótica puede derivar en una escoliosis verdadera (Busquet, 1999). La segunda es de mayor gravedad ya que se va asociada a una rotación de los cuerpos vertebrales hacia la concavidad de la curva (Kisner y Colby, 2005).

Se estima que un 80% de los casos de escoliosis son idiopáticas (de causa totalmente desconocida). El resto, según la causa, se puede clasificar como escoliosis congénita (hereditaria presente desde el nacimiento ) o secundaria (principalmente derivados de alteraciones neuromusculares Orrego y Morán, 2014).

Esta alteración morfológica en la columna se  acompaña de una disminución en la función en cuanto a la movilidad y  flexibilidad del paciente. La progresión de la curva  puede producir una compresión e irritación de las raíces de los nervios raquídeos, discopatías,  (protrusiones del núcleo pulposo, hernias discales) . A nivel muscular los paravertebrales en el lado cóncavo de la escoliosis presentan una fibrosis e involución grasa.  Wajchenberg y colaboradores (2015) concluyeron que en ambos lados (cóncavo, convexo) los músculos paravertebrales presentan signos de miopatía, atrofia muscular debido a la necrosis, presencia de fibras hialinas y proliferación mitocondrial, dichas modificaciones histológicas en los músculos   producen  dolor, uno de los síntomas que lleva a  la consulta médica o kinésica , otros signos y síntomas presentes son  la asimetria de hombros  y/o caderas (causa  de  consulta en  niños), la aparición de la giba o joroba producto de la rotación vertebral.

El entrenamiento a largo plazo mediante el método Pilates puede ayudar a modificar positivamente los patrones musculares y posturales alterados en la escoliosis.

Si bien  el Pilates no corrige la curva en escoliosis estructurales ,  ayuda a reequilibrar el cuerpo mediante la corrección postural, y el trabajo muscular adaptado, lo que hace disminuir y en algunos casos desaparecer las molestias y dolores derivados de las retracciónes musculares presente sobre todo en los músculos paravertebrales.

El enfoque del método Pilates de mantener un correcto balance y equilibrio en el sistema músculo-esquelético a través del movimiento es ideal para el paciente con escoliosis.

La práctica  sistemática de Pilates trae consigo muchos beneficios como, estabilización lumbopélvica debido al énfasis en el trabajo de los músculos abdominales «power house» base del método, mejoras de la flexibilidad, aumento de la fuerza muscular, aumento en la capacidad respiratoria, mejoras de  la conciencia corporal y la postura.

En cuanto a las actitudes escolióticas, el resultado de la practica de Pilates  es aún mejor ya que se trata de deformidades no estructuradas en las cuales existe cierto grado de flexibilidad, que permite la corrección o disminución de la/s   curva/s.A continuación en las imágenes observamos una espinografía de una mujer adulta de 29 años con diagnóstico de escoliosis funcional,   doble curva,  levoconvexa dorsal 16°, dextroconvexa lumbar 16°, más dolor en región dorso lumbar.

Espinografía 1 :inicia Pilates 3 sesiones semales durante 2 años.

Se repite espinografía 2 años después con evidente disminución de ángulo de las curvas tanto lumbar como dorsal, se observa una mejora en la lordosis cervical y el paciente refiere desaparición total del dolor.

2 años después con evidente disminución de ángulo de las curvas tanto lumbar como dorsal.

En conclusión el método Pilates es perfecto como complemento terapéutico y como rehabilitación , y  debe considerarse como  alternativa  eficaz en la lucha contra la progresión de la curva, y los síntomas que acompañan  la escoliosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *